Ya sabéis, amigos... este viernes a festejarlo con la bandera

Ay, amigos... está bien tener un rato de risa a carcajadas de vez en cuando. Hoy, cuando he visto a Rajoy en ese lamentable video que nos han reproducido en todas las cadenas, y que incluso podéis ver todas las veces que queráis, no podía parar de reir. Patético sería poco calificativo...

No es ya que el video sea feo, esté muy mal encuadrado, con un plano demasiado cercano a él que le hacía torcer los ojos al leer tan sentido manifiesto, metidas con calzador la estantería, su cara, y cómo no, la Bandera (con mayúsculas, no vaya a ser). No es tampoco que me haya parecido que le faltara decir «la gueina y yo nos despedimos y nos adelantamos a felicitarles esta navidad». Ni siquiera que se mencione de forma tan ultrajante y humillante la bandera en cuestiones tan disparatadas como que «la luzcan nuestros deportistas» o «se ponga encima de los militares fallecidos»... El verdadero problema (el gran y gordo problema) es que se apropie de esta manera tan lamentable de un icono de todos los españoles... Fíjate, con lo de izquierdas que soy, nunca habiendo votado al PP, también considero la bandera española como mía. Es más, ¿por qué habría que considerarla de otra manera? Y me pregunto, ¿a qué cuento ahora tanta insistencia con la banderita? Nos ha acompañado desde al menos el 1975... ¿Alguien la ha cambiado? Lo siento, no sigo... Esto, amigos, para aquel que todavía ande un poco perdido, sólo respnde a una podrida estrategia que está llegando demasiado lejos... ¿Acaso soy yo el único que se entristece de ver lo burdo del mensaje del vídeo, intentando meter con calzador y sin venir a cuento un resumen propagandístico nacional como si discurso de Franco o Lenin se tratara, haciéndonos incluso recordar trágicas muertes de soldados que desgraciadamente han acaecido hace poco? Qué triste... Y menos mal que lo tenían grabado antes del deleznable atentado de ayer de ETA, que si no, también nos mete a ETA por algún lado (aunque visto lo ajustado de las líneas, no sé yo dónde iba a caber... aunque estos grandes enemigos de Rajoy que son sus asesores habrían podido meterlo con un calzador aún mayor).

Amigos, qué estómago tiene que tener Rajoy.

blog comments powered by Disqus