Vota con todas tus fuerzas

Ayer, cuando Emma vino de trabajar, me dijo que se había emocionado cuando oía en la radio del coche el anuncio en el que un anciano de 94 años decía que iba a votar como si fuera el primer día, «ahora que España está donde tenía que estar hace mucho tiempo». Hoy, una vez con los vídeos en Internet, me he decidido a verlo.

Será que soy un giliprogre, un izmierdoso, un cursi, un titiritero, o todo ello junto, como algunos me llaman, pero yo tamibén he llorado. No es sólo porque me recuerda a mi abuelo, que también, sino por ver cómo quizá la mejor manera que hay de explicar con palabras un sentimiento que compartirmos, y que se lleva tan dentro que la mayoría de las veces escapa a la dialéctica, es a través de una persona que ha visto de todo en su vida, y que recupera la ilusión por su país. Esto que compartimos es lo que nos define. Lo que nos hace diferentes a la maquinaria insensible de los tecnócratas. La que nos hace estar por encima de Rajoys y Zaplanas, Acebes y Pizarros.

Coixet, mi titiritera, qué grande eres.

blog comments powered by Disqus