Un paseo por Mula y por mi infancia

Hace un tiempo vi un weblog que me encantó. Se llama Riding The Clutch. Me gustaron mucho sus imágenes, que parecían "demasiado" reales. Son fotos de cosas pequeñas, muy de cerca, como captando los detalles que el ojo no puede llegar a ver, y quizá por eso (y por los colores) son interesantes e impactantes. Supongo que ese tipo de fotografía tendrá algún nombre. A ver si practico un poquito con mi cámara.

Para empezar, se me ha ocurrido una cosa. Hace mucho tiempo que no paseo por la zona alta de Mula. Habrá cambiado mucho en los últimos años, y es un completo laberinto de calles estrechas, escaleras y casas viejas. Esta tarde he querido pasear por ahí. No sólo porque tenía curiosidad de ver cómo estaba ahora, sino porque también forma parte de mis recuerdos de niño.

Mi padre tenía una fábrica de embutidos que repartía embutidos a las diferentes tiendas del pueblo. A veces me iba con él. Era genial. Conocía a toda la gente del pueblo, y me regalaban cosas en todas las tiendas. Recuerdo los caminos con la furgoneta por esas calles tan estrechas. Las vuelvo a ver y todavía no me explico cómo pasaba por ahí, pero pasaba.

Así que me he ido a una pequeña plaza y he empezado mi recorrido con una esquina que antes tenía mucho más encanto que ahora, y que albergaba una tienda que ya no está:

Primera tienda

La calle por la que subía está a la izquierda. Es curioso cómo se ven las cosas diferentes cuando uno es pequeño. Esta pequeña plaza me parecía mucho más grande.

Siguiendo por esa misma calle llego a la otra tienda que estaba en ella. Esta tienda sí existe todavía:

Segunda tienda

He seguido por la calle, y he tomado un par de vistas de la calle, que pueden resultar bastante atractivas para alguien que no conozca la ciudad. Un rincón acogedor en el que se ve el castillo:

Vista 1

Y otros monumentos que uno se encuentra por la misma calle:

Vista 2

Al final de la calle, no se puede seguir con el coche, así que o bien han cambiado la salida o mi padre tenía que dar la vuelta con la furgoneta (no sé dónde) para salir por donde entró a la calle.

En fin, uno de los muchos recuerdos agradables que guardo de mi padre.

blog comments powered by Disqus