Ghost Dog: The Way of the Samurai

Todavía ando impresionado por esta película: «Ghost Dog: The Way of the Samurai». Ayer, La 2 de TVE nos obsequió con esta joya convertida en película (después me he enterado que hasta cierto punto «de culto», no me extraña). Y es que lo cierto es que uno de los ingredientes necesarios para que una película sea buena es que realmente trascienda del tema real del que trata.

Objetivamente hablando, la película trata de un asesino a sueldo que abraza las enseñanzas Samurai al ser salvado por un hombre de la muerte, que se convierte automáticamente en su maestro al que tiene que servir. Dicho así, la película podría pasar por una de las miles de películas de serie B que pueblan los video clubs.

Sin embargo, lo bueno de esta película es que retrata la verdadera esencia de la naturaleza humana: El Hombre es kutre, inmaduro, cobarde, justiciero y egoísta. Aunque con los dos primeros atributos hubiera valido... En esta película nos encontramos a un mafioso que salva sin ninguna razón aparente a un negro matando a un blanco, a un negro abrazando unas enseñanzas Samurai de una forma totalmente pueril, siguiendo a rajatabla un panfleto generalista que el pobre lee, a un arrendatario que suelta una reprimenda a unos mafiosos (todos ellos con pistolas debajo de la chaqueta) porque deben tres meses de alquiler... mafiosos que además se entretienen y se lo pasan pipa viendo dibujos animados...

Pero es que hay más, mucho más en esta película. El amor del protagonista por los animales, la capacidad de seguir una meta y saber que puede perder la vida por ella, la relación entre el que nunca se integrará (el heladero francés que no sabe una palabra de inglés) y el condenado a muerte (el negro en una sociedad racista), en la que no se entienden ni una palabra, pero sin embargo son amigos, se dicen cosas, no se entienden, pero ambos terminan diciendo lo mismo... Ejemplo de cómo el amor (la amistad) es un sentimiento que no está sujeto a las reglas sociales...

Y muchas otras cosas que no fui capaz de captar quizá en su esencia (la relación con la niña, la relación con el maestro, etc.)... En definitiva, sorprendente película.

Si hablamos de interpretaciones, no es que Forest Whitaker interprete bien el papel... Él _es_ Ghost Dog, con ese andar entre chulesco y afectado... Genial.

Totalmente recomendable.

blog comments powered by Disqus