Ataques en blogs contra mi persona

A decir verdad, amigos, lo esperaba. Sabía que iba a ocurrir. Viendo cómo tratan en este tipo de blogs de los que he hablado en alguna otra ocasión a miembros del Gobierno como Zapatero o Blanco (entre otros, por supuesto), con insultos y descalificaciones personales incluídos, no iba a ser yo menos. Es más, como dice el buen refranero español «Que hablen de tí, aunque sea malo», lo cual quiere decir que al menos lo que escribo chirría en sus conciencias, que ya es algo, dada la calaña intelectual de los comentados blogs.

Pues así estamos. Después de escribir un par de entradas criticando cuestiones con las que no estoy de acuerdo (de Mariano Rajoy, del PP, etc.), y denunciando el panegírico de insultos hacia José Blanco que se produjo en una entrada de El Concílio Ibérico, un blog que se autodenomina liberal, pero que aparte de soez y carente de educación, yo calificaría de rancio reaccionarismo, me encuentro con una entrada en ese mismo blog con acusaciones personales hacia mí. Por supuesto, en esta esfera de blogs, Planet Murcia, parece que las palabras se las lleva el viento. Sin embargo, esto es serio. No porque me afecte, que por supuesto que no, sino porque son acusaciones serias y que no estoy dispuesto a tolerar. He guardado la entrada y no descarto comenzar acciones legales por injuria. Por cierto, que acepto consejos en la forma de proceder en este tema. Contactaré también con los servicios jurídicos de la Universidad.

Desde ya dejo claras un par de cosas. Primero, no voy a estrar en ningún tipo de guerra de entradas cruzadas. En mi caso, voy a escribir esto para denunciar estos hechos y dejar claro todas las mentiras que ahí se vierten de una vez y para siempre, y a partir de ahí no voy a entrar más al trapo. Sin embargo, comprenderán que cuando alguien ve escrito en otro sitio mentiras sobre uno mismo, tiene el derecho (o incluso el deber moral) de desmentirlas. Segundo, sabía que esto iba a suceder, y que quizá le sigan réplicas a las que no voy a prestar la menor atención. Por el carácter de este blog, en donde pongo mi nombre y se me puede localizar sin problemas, cualquiera puede lanzar acusaciones escudándose, por ejemplo, en el anonimato, como es el caso del blog que cito, así que, como digo, ya me lo esperaba.

Pongámonos en antecedentes: Hay una serie de blogs con nombres tan ocurrentes como «Hartos de ZPorky», etc. parécense sacados de una mente que todavía no ha superado la pubertad, cuyo único y principal objetivo parece ser el desgaste del Gobierno actual en general, y de Zapatero en particular. Para este desgaste, no todas las tretas que usan, por supuesto, son legales, ni moralmente aceptables. Entre estos blogs se incluye el citado más arriba, «El Concilio Ibérico». Todos ellos escriben bajo al anonimato dado por seudónimos, practicando la política del «tirar la piedra y esconder la mano», salvo que esta expresión se utiliza normalmente para alguien que denuncia un hecho y no da la cara, mientras que en este caso no se denuncia ningún hecho, sino que se insulta y se miente. Con estos antecedentes, una entrada dedicada a mí personalmente, no podía ir en otros tonos, como se comprenderá. Así, sobre el día 15 de octubre me encuentro con esta entrada que acabo de leer, ya que, como comprenderá cualquiera con una mínima cultura general y sentido común, no visito muy asíduamente estos blogs. Vamos a analizar poco a poco esta entrada, que no tiene desperdicio:


Decia Lord Byron que no hay nada más triste que el amor no correspondido, la obsesión de Diego Sevilla por atacar a esta bitácora y a sus visitantes, bien podría tener los tintes de una tragicomedia latina, si no fuera por el maniqueísmo, la demogógia y las grandes dosis de pólvora roja que usa este señor; que no tiene ningún rubor en acusar a la Derecha de crispar, ni en citar los escritos de El Concilio Ibérico, así como los de otros habituales del Movimiento Anti ZP, de una manera sesgada para apoyar sus pobres, y previsibles, argumentaciones.


Empezamos bien. Con la necesaria referencia culta del poeta Byron, pero sin poner la necesaria tilde a la «i» del «decía». Continúa asegurando mi obsesión por «atacar» esa bitácora y a sus visitantes... Supongo que lo que hago es bombardear digitalmente (o físicamente, quién sabe), ya que mis hondos conocimientos informáticos hacen que mi aparición por su afamada bitácora en forma de comentario, ahora sea un ataque. O sea, que expresar mi opinión en una entrada en forma de comentarios que el autor tiene habilitados, ahora es un «ataque». Gran lección de tolerancia y respeto, sí señor. Es más, mientras que acuso a la derecha de crispar, tengo la osadía, esto es, «no tengo ningún rubor [...] en citar escritos El Concilio Ibérico». El Señor me fulmine aquí mismo por citar escritos de ese blog innombrable e intocable. ¡Cómo oso a eso! ¡Qué osado soy! ¡Atacar a tan excelsos participantes en el grandilocuente «Movimiento Anti ZP»! (Por cierto, ¿alguien sabe qué es eso?). Y no sólo osado, sino pobre, que es doble pecado, con pobres y previsibles argumentaciones... Y sin embargo, aquí está este gachó, agazapado en su anonimato dado por seudónimo y citándome a mí con nombre y apellidos. Gran lección de hombría y saber hacer digital, sin duda. Continuemos pues, que como digo, no hay desperdicio:

Sevilla, profesor de la Facultad de Informática de la Universidad de Murcia, carismático lo califican por algún sitio, cultiva entre otras aficiones la fotografía, el sectarismo y la manipulación contra el que no piensa como él. Lejos quedan aquellos momentos en que me invitó a formar parte de Planet Murcia, donde por lo visto la discrepancia no tiene cabida, ¿recuerdas?


Esta entrada me hace mucha gracia. Se ha empapado bien de mi historia, aficiones, trabajo, no sé si estado civil, etc. etc. Carismático... pues vaya. A ver si ahora voy a ser como su «anti-yo» contra el que va a tener que luchar... Pero es que fíjense... hasta admite que fue invitado a formar parte de Planet Murcia, el cual administro, incluso sabiendo yo el corte de aquel blog. O sea, que hubo un momento que lo invité a entrar (sin duda porque creía que podía discutir en base a ideas, y por supuesto no a descalificaciones personales), aceptó, y en un momento no determinado me pasé al lado oscuro... La verdad, no sé ni por qué sigo, pero es que no puedo evitarlo, hay tanto desalmado por la blogosfera... y este se ha topado conmigo. Dice finalmente que «la discrepancia no tiene cabida» en el Planeta... Bien. Esto no tengo ni idea de dónde se lo ha sacado. Continuemos pues, que acabamos de pasar la introducción:

A raiz del post dedicado a Pepe Blanco en este blog, y en ausencia de argumentos, se dedicó a sacar toda su artillera contra los contertulios de esta bitácora; si bien el propio Diego ya se había dejado caer alguna vez por aquí, soltaba su retahíla y cuando se le contestaba intentando confrontar los posicionamientos, el silencio y la despedida a la francesa, eran su respuesta.


Pero qué triste discurso... Amigos, tomen nota mental: Qué escribir cuando no se sabe qué decir. En el citado comentario sobre Pepe Blanco en el que su weblog se dedicaba a llamarle «sucio personajillo» como lo más amable, quedan bastante claras mis críticas: no se puede escribir una entrada sin otro contenido que insultos gratuitos. Lo siguiente que no entiendo es la causalidad que sigue: escribo esa entrada criticando la suya, si bien, según dice, me despido a la francesa. No entiendo muy bien qué es despedirse a la francesa, como si estuviera obligado a seguir el discurso hasta donde ellos quisieran... Pero aunque así fuera, ¿qué tiene que ver eso con que yo escriba una entrada criticando el lenguaje soez y de barrios bajos de otra entrada que he visto en un blog? Lo dicho: tomen nota. Hablar sin decir nada. Sin embargo, ya está suelto, y ahora no tiene más que dar rienda suelta a su amor hacia mí:

Otro alarde de genialidad de este carismático profesor, más conocido en la Universidad por extender una gran sábana blanca con el no a la guerra sobre la fachada de su Facultad, o por pedir el voto para el PSOE en las aulas, en vez de por sus aportaciones a la docencia, ha sido atreverse a insultar a los murcianos con motivo de ser la Región de Murcia una de las dos Comunidades Autónomas donde la acción del Gobierno Central es merecedora de un suspenso en la reciente encuesta hecha pública por los medios de comunicación, [...]


Agradezco sobremanera el calificativo de «carismático», pero por favor, no tantos elogios, que soy muy modesto. Sin embargo, el autor, supongo que de oídas (o es que realmente me conoce, qué honor), dice que soy más conocido por poner una gran sábana blanca con el no a la guerra (cierto es que la pusimos un grupo de profesores y yo para expresar nuestra repulsa hacia una guerra ilegal), pero luego se descuelga con el verdadero espíritu de este tipo de elementos de la blogosfera: la mentira, y la voy a poner otra vez para que quede bien claro:

conocido [...] por pedir el voto para el PSOE en las aulas


Si no fuera porque sé que este indivíduo carece del más mínimo respeto y educación, le pediría explicaciones por esta acusación. Aunque por supuesto no tengo ni que decirlo, NUNCA y bajo ninguna circunstancia he pedido el voto para ningún partido ni en las aulas ni fuera de ellas. Es más, desde aquí hago un llamamiento para que quienquiera pueda aportar pruebas de que esto es así. Ante esta MENTIRA que además carece de ningún tipo de prueba (porque, amigos míos, nunca he hecho eso), ¿cómo puedo actuar? Es más, ¿cómo se atreve alguien que se escuda en el anonimato lanzar esas acusaciones sobre mí con nombre y apellidos de esa forma tan cobarde? Si alguien a estas alturas necesitara alguna demostración del grado de perturbación mental con que cuentan este tipo de blogs, y sus autores, no se me ocurre otro mejor ejemplo. Por eso también quería escribir esta entrada, para tener algo contundente que citar cuando tenga que hacer referencia a los modos de proceder de esta secta bloguera reaccionaria.

Sobre el resto de esa parte, el autor, en su sabia verborrea, considera que a mí me entristezca que Murcia y Madrid sean las únicas comunidades autónomas donde la valoración Zapatero no está por encima de Rajoy sea un insulto para los murcianos... Mucho me parece a mí suponer, pero visto lo visto, lo mismo hasta supone que soy un demonio de las profundidades.

Ya me estoy cansando bastante de leer su escrito sin sentido, así que el siguiente párrafo que habla de Lenin (?), sí, he dicho Lenin, como si Lenin viniera al caso en alguna circunstancia a estas alturas de la película, con vuestro permiso, me lo voy a saltar. Sin embargo, hay algo que resaltar en el siguiente párrafo. Fénix de los ingenios blogueros por excelencia:

Sinceramente, el rol de profe guay y progre siempre me ha producido bastante náusea, hablas de las dos Españas con la misma sangre fria que desprecias y ofendes a todos esos murcianos que no pensamos como tú, y al mismo tiempo acusas de insultar y de crispar, y de justificar frustraciones escribiendo en las bitácoras, esa es mi Libertad, aunque claro ya sé lo que piensas al respecto, se lo dijiste a Hartos de ZPorky en una frase que resume tu ideario, "que perra os ha entrado con la Libertad", eso si que nos pone los pelos de punta a más de uno, te lo aseguro.


«Profe guay y progre», vaya, amigo, no sólo tienes la desvergüenza de acusarme de cosas sin fundamento, sino que ahora me conoces hasta en las aulas y fuera de ella: soy un profe guay y progre... He dicho. Dice a continuación que hablo de las dos Españas con sangre fría (¿cómo se habla con sangre fría?) y ¿cómo «desprecio y ofendo» a esos murcianos que no piensan como yo? Lo que más gracia me hace es que se puede pasar la mitad de la vida insultando y la otra mitad con el dedo acusador de que a su parecer (desde luego no al mío, como comprenderán) estoy ofendiendo a alguien... Por último otra cosa que me hace mucha gracia y que no hace más que descubrir una vez más lo obvio: la perra que tienen con la libertad (con mayúsculas, por supuesto, no vaya a ser). Como leí el otro día en ese Zutabe rojo que es «El País», Javier Marías hablando del fatídico vídeo de Rajoy sobre el día de la Hispanidad, sólo alguien que esté obsesionado por algún tema o que no lo tenga muy claro (en este caso de Rajoy con la bandera y el ser español, y en el caso del concilio ibérico con la libertad) puede esgrimir tantas veces y de forma tan martilleante un argumento. Yo uso mi libertad cada día en este blog para escribir lo que quiero. Imagino que igual que aquel señor del concilio... Sin embargo, yo no tengo que apelar a la libertad como si fuera un estado al que me tengo que acostumbrar... Por decirlo de otra manera, lo tengo tan asumido (mi libertad, igual que la suya) que ni me lo planteo, y por más que le doy vueltas no entiendo por qué se empeñan en sacarla una y otra vez... Bueno, o sí que lo entiendo: todavía no tienen muy claro exactamente qué es, ya que los que lucharon por ella (por la Libertad, que no se nos olvide, y esta vez con mayúsculas) fueron otros, esos rojos sectarios que no hacen más que «atacar» su blog en forma de comentarios y citas... De nuevo, ¡qué osados! Sin ánimo de aburrir, continúa con las acusaciones infundadas

[...] Yo no sé si me haría rico con cada peseta que me dieran por un profesor que se dedica a hablar de politica en sus clases en vez de enseñar su temario, pero seguro que me podría comprar un coche.


De nuevo y una vez más, ¿qué catadura moral puede tener un indivíduo que construye entradas insultando a los demás? ¿Y en este caso vomitando acusaciones falsas e infundadas de ninguna manera? A esto me refería con que me dan miedo. Gente capaz de mentir a ojos vistos (eso sí, resguardándose en su anonimato de seudónimo, y atacando a una persona con nombre y apellidos), ¿de qué serán capaces también? Sigue con más machadas de un escondido:


En su web(vo)blog, también hay un momento para soltar perlas de tan poca ocurrencia como dudoso mal gusto, Cayo, El Cerrajero, Hartos de ZPorky, Kasulibes , Draco o Antonio Rentero también reciben muestras del cariñoso concepto de concordia y mansedumbre que ejerce el valiente Diego, y lo de valiente es un decir, porque hasta que se destapó en su artículo, su perfil aparecía como no disponible, lo que nos privaba de poder disfrutar de la polifacética e imparcial personalidad del informático metido a pretoriano de la rosa y el puño.


Pero qué ocurrente este autor... es que cada vez me gusta más. Qué ocurrencias del lenguaje llamar a mi weblog «web(vo)blog». Si es que es para comérselo. No entiendo tambien lo que significa exactamente «dudoso mal gusto». ¿Que es dudoso que sean de mal gusto? ¡Qué don de la palabra!

Luego, no se lo pierdan, se atreve a calificarme de «valiente» y dice no sé qué de mi perfil (supongo que de blogger) aparece como no disponible. Pues ni idea, ni me importa mucho, la verdad, pero léanla otra vez, por favor:


«[...] el valiente Diego, y lo de valiente es un decir, porque hasta que se destapó en su artículo, su perfil aparecía como no disponible [...]»


Joder, pero si hasta parece una amenaza de un nuevo supuesto tipo de skin-head cibernético: «¡Eh! ¡Que sabemos donde vives y donde trabajas! ¡Te tenemos enfilao!» Madre mía... Esto también me da miedo.

A continuación se descuelga con la reiteración de sus insultos a ese «prohombre» llamado Pepe Blanco (no esperaba menos, por supuesto, continuando con su respeto congénito), y luego...
una cosa que me hace mucha gracia:


[proferir] insultos a José María Aznar llamándole asesino o a Mariano Rajoy a raiz de su video, lamentable, patético, pirómano...para muestra un botón, el comentario de uno de los compañeros de gulab de nuestro protagonista a raiz del video del PP para el Doce de Octubre:


Nunca he llamado asesino a Aznar. No creo que él matara a nadie. Sí que es responsable de esa guerra, por supuesto. Así que no sé de donde se saca que yo lo llamara eso, pero será otra más de las mentiras. Después dice que llamo a Rajoy «lamentable, patético, pirómano...». Veamos, eso lo llamaba al vídeo de Rajoy. Y... ¿pirómano? ¿pirómano? ¿Rajoy? Jajaja. Increíble. Por cierto, nota mental, «doce» se escribe en mayúsculas si va antes de «octubre», también con mayúsculas. Eso sí que es ser Patriota (también con Mayúscula).

A continuación, subrepticiamente cuela un comentario de alguien que el autor considera que es afín a lo que pienso. Por supuesto no lo voy a reproducir, pero muestra por enésima vez la cantidad de artimañas de baja estofa que en vano intenta esgrimir el autor, haciendo pasar casi ese comentario por mío, y no lo es. Agusto se ha quedado, desde luego.

Otra parte que me salto es una mención totalmente incongruente y sin venir a cuento de los supuestos crímenes de la etapa de Felipe González. Sí, lo sé, la mayoría de los lectores que hayan llegado aquí se preguntarán, si todavía le queda materia gris no durmiente, que qué pinta aquí Felipe González. Si no lo entienden, no han entendido nada, porque está bien claro que el autor de la entrada tiene una relación directa sicológica no resuelta con su padre, al cual considera como Felipe González, y por extensión a todos los que le hacen pupita los relaciona con él, incluyéndome a mí, por supuesto.

Después de estas estupideces, que quedan bien de cara a la galería (porque luego tiene la recua de seguidores no-sectarios que por casualidad piensan igual que él y que son los únicos, aparte de mí, que le comentan), termina con la paternal despedida:


Y es que amigo Diego, lo que nos diferencia a "unos" de "otros" es la capacidad de autocrítica que ejercemos los verdaderos hombres que podemos llamarnos como tales y somos libres, habrás visto en éste y en otros blogs, de esos que tú llamas neocon (celebro que sepas una palabra nueva pero no la repitas como si fueras un lorito, no es preciso) hay criticas a los socialistas, pero también al Partido Popular, cuando es merecedor de tales, lo que pasa es que en mentes como la tuya, sólo cabe el seguidísmo a ultranza del pensamiento único, la infalibilidad del lider tocado por la Providencia, y el apretar las filas cuando más fuerte es el chaparrón, y todo ello sin perder la candidez y ese halo de bondad ancestral que tanto gusta a los macacos de los cien años de honradez.


Si algo quedaba por parecer increíble, es que ahora se autoproclama «verdaderos hombres que podemos llamarnos como tales y somos libres» ahí es nada. Un verdadero hombre, después de vertir injurias infundadas contra mí, con nombre y apellidos, y él excusarse cobardemente en su seudónimo... Y curiosamente termina describiendo lo que podría ser su blog, a saber, «el seguidismo a ultranza del pensamiento único»...

Bueno, sirva esta entrada como denuncia, aparte de las acciones legales, de lo que se cuece por ahí. Por favor, evitad tener relación con este tipo de resíduos de la Sociedad de la Información, que confunden la libertad con el derecho a insultar y acusar sin pruebas.

blog comments powered by Disqus